¿Qué es lo que debería saber antes de casarse?

¿Qué es lo que debería saber antes de casarse?

La gente va a empezar a preguntarle sobre el momento cuando piensa tener niños inmediatamente después de la boda. Tal vez comienzan con las alusiones en la propia fiesta. Algunos serán más sutiles, otros más directos. La idea es pasar por alto sus pequeñas indiscreciones y disfrutar de su momento especial.

Los desacuerdos de antes de la boda no van a desaparecer por arte de magia. Los desacuerdos no se resolverán junto con la firma del acta de matrimonio o cuando empieza a usar el anillo de matrimonio. Lo bueno es que, una vez que haya hecho este paso, usted tiene tiempo suficiente para intentar juntos resolver todos los problemas existentes o de reciente aparición.

El marido se quejará de su familia. Si se ha casado con un hombre bueno, usted no debe preocuparse. Está claro, se quejará de vez en cuando de sus padres y es normal que sea así. Usted debe entender que, para él, sus padres son unas personas que han entrado en su vida personal junto con usted (hacen parte del “paquete”), aunque, cuando le decía que le deseaba a su lado para toda la vida, no tenía en cuenta también a los suegros.

Tendrá que hablar también del dinero. La convivencia de dos personas implica también la gestión común del dinero. Las decisiones financieras ya no se toman por separado, haciendo cada uno con su dinero lo que le da la gana, sino comunicando, analizando y planificando conjuntamente. De lo contrario, llevará “batallas” desagradables, que, en última instancia, pueden conducir incluso a divorcio.

Habrá discusiones acerca de cosas de menor importancia que antes ni siquiera le importaba. Cualquier pareja recientemente casada pasará en los primeros meses de matrimonio a través de un período de transición, en el que los dos tratan de acomodarse el uno con el otro, aceptar y entender sus costumbres, hábitos o caprichos. Muchos de ellos no le agradarán a uno o al otro. A partir de aquí, puede haber discusiones que surgirán de la nada a veces. La buena noticia es que pasan rápido... y la reconciliación se produce generalmente en la cama. Por lo menos al principio.

Es posible que consuma más alcohol que antes. Y no porque usted será infeliz, sino porque, según las estadísticas, los hombres consumen más alcohol que sus parejas. Por lo tanto, las mujeres casadas tienden a beber más a menudo que las solteras, dada la influencia de su marido.

Va a descubrir cosas que no sabía acerca de su marido... Y algunos de ellos le harán pensar y preguntarse con inquietud: “¿Quién es realmente el hombre que consideraba mi marido?” Bueno, es así... No todas las sorpresas del encuentro de la “media naranja” son agradables. También es una de las razones serias por las cuales los psicólogos recomiendan un margen de tiempo en el que convivan juntos, antes de dar el paso importante del matrimonio.

A menudo pasará su tiempo libre en compañía de otras parejas. Es normal. Pero recuerde los amigos y amigas que no tienen pareja. Si usted sale con ellos de vez en cuando, no hay nada malo o inusual en ello.

Si no quiere cambiar su apellido... ¡Se les hará 1.001 preguntas: “¿No cambias tu apellido?”, “¿Por qué?”, “¿No respetas a la tradición?”, “¿Has pensado en tus niños, que tendrán apellido diferente del tuyo?”, “¿Eres realmente dedicada a este matrimonio?”. Bastante estresante, ¿verdad?

Las fiestas se convertirán en molestias. En un mundo perfecto, las familias se reúnen durante las fiestas. Pero ahora, a pesar de haber fundado su propia familia, tendrá que satisfacer tanto a sus padres como a los de su marido. Cualquier fiesta o celebración, por lo menos hasta que se acostumbre a manejar su tiempo con eficacia, se convierten en una carga insoportable.

www.intimtips.com